4 de enero de 2009

Donde la subjetividad se hace fuerte.

Podremos leer opiniones razonables y disparatadas, acertadas para unos y no para otros, locas o cuerdas, y por ello os ruego que palabras como "ofensivo" e "insulto", o expresiones como "falta de respeto", sean desterradas de vuestra mente con la intención de verlo simplemente como una forma de observar las cosas de igual o diferente manera que la que el lector suela emplear. No existe la verdad, sino las aseveraciones que todos hacemos para convencer a los demás de que la hemos alcanzado, y las opiniones que reflejo en este espacio, así como las que introduzcáis aquí, no son más que eso. Sólo intento plasmar en algo físico todas las cosas que se me pasan por la cabeza sin discriminación temática alguna, lo cual sin duda es bueno para mi salud mental y para mi empeño por no hablar conmigo mismo. Será política, será deporte, será televisión, será cualquier cosa digna de comentarse... o no. Las personas que me conocen, sobre todo familia y amigos, saben perfectamente la cantidad de tiempo que puede emplearse en discutir sobre algo trivial, que ni mucho menos cambiará el mundo, pero que sin embargo nos intranquilizan, nos "cabrean" o nos hacen esbozar una sonrisa. Pienso ahora en mis cenas de los viernes con mis amigos de toda la vida del Fray Luis de León, culminadas casi siempre con una de esas conversaciones sobre temas más o menos importantes, incluso absurdos, pero que si duda hacían que el tiempo volara. No dudéis de que esos temas se verán aquí entre otros, y no siempre se darán la mano con la actualidad. Para los que esta explicación no les haya motivado en exceso, sólo me queda la esperanza de que hagan el esfuerzo de leer tres o cuatro entradas y sientan unas ganas irrefrenables de participar porque "eso me ha pasado a mi muchas veces", o "discrepo", o incluso "voy a contar lo que he visto hoy en el metro". En definitiva es eso, cuéntanos cosas. Lo que te emociona, lo que te indigna, lo que harías tú en casos concretos. Esa espontaneidad nos dará la vida en este período que hoy comenzamos. Bienvenidos a Amalgama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin ti esto no sería posible. Participa y sé libre para expresar tu opinión.