20 de mayo de 2011

DESTRUCCION NACIONAL, PARTE XXVI

Me consta que hay personas con buenas intenciones en ese tumulto, aunque no creo que vaya en perjuicio de su enorme ingenuidad y de los que creo son los verdaderos motivos de fondo: Generalizar es en ocasiones injusto, pero no siempre, y no arriesgaría en modo alguno aseverando que cuando a la mayoría de los inquebrantables votantes de izquierda les fallan sus políticos (aunque para darse cuenta hayamos tenido que llegar a 5 millones de parados), entonces ya nada fuera de su ámbito les sirve. No digo que tengan que cambiar su forma de pensar ni su voto, lo cual sería lo más razonable, pero se aferran al principio de "nosotros o nadie", Y no deja de ser increíble cuando ya hemos vivido la experiencia de 5 millones de trabajos creados por un Gobierno NO socialista, del PP, o mejor dicho, de "derechas", sí, de "derechas", ese tabú que a tantos les cuesta pronunciar, a pesar de ser tan escandaloso o mucho menos que "socialista", "marxista" o "anarquista", término hecho popular entre el número creciente de descerebrados que pueblan este país. La tasa de paro era mayor en 1996 -22%- que la que ahora sufrimos. El PP tiene no sólo la desgracia de que únicamente sale triunfante para arreglar los desaguisados del PSOE, sino además la de hacer de muñeco "pim-pam-pum" y de aparecer como culpable cuando está en la oposición. A los hechos me remito: "Extrema derecha" "Son todos iguales", etc etc. "Gobernar desde la oposición" es la gran virtud de mis "camaradas" socialistas. Aunque realmente no lo crea, podría ocurrir que si la derecha gana las elecciones generales todo siguiera igual o peor, pero sería la primera vez, y a esos hechos objetivos debemos arrimarnos si sólo tenemos un gobiernos mentiroso, ineficaz y corrupto. No metamos a todos en el mismo saco. Parece mentira que haya que recordar constantemente que ahora, y si nadie lo remedia durante un año más, QUIEN GOBIERNA ES EL PSOE, aparte de que a pesar de que Rubalcaba y González no deberían haber gozado ni un minuto más de libertad desde el GAL, nos encontramos hoy con que el primero es el tío más poderoso del país y decide que esto le arregla la campaña electoral. No he leído ni intuído en el "Manifiesto Democracia Real" ni una sola crítica al actual presidente ni a su partido, a pesar de tener a España en uno de los peores momentos de su historia. Por mucho que todas las instituciones fallen, haya tribunales de políticos nombrados por los partidos que desautoricen a los de jueces y magistrados y la separación de poderes brille por su ausencia, en el momento presente sólo podemos asegurar que los que tenían la labor de gobernar con diligencia no lo han hecho. Hay que conseguir una "democracia real", hay que "cambiar las estructuras". Es tan bonito y tan loable el propósito, que nadie medianamente cabal podría estar en contra, pero lo que ahora toca es VOTAR, y no volcarse hacia doctrinas de enorme tufillo comunista al más puro estilo de "democracia popular" genocida de la URSS o la cubana. La democracia que permitió la celebración de elecciones tras el 11-M, con el consecuente, inesperado y a mi juicio inexplicable cambio de gobierno, así como el asalto de las sedes del PP que probablemente se repita, es la misma que hoy disfrutamos o sufrimos, así que, menos Puerta del Sol y más Moncloa, o en su defecto, al Colegio Electoral. Sólo ahí se puede constatar que no eres ni del PSOE ni del PP. Qué curioso sería poder comprobar lo que votarán la mayor parte de los activistas y promotores de todo este "fregao" ¿Por qué no es correcto criticar a quien nos empobrece y nos hace más infelices? ¿Por qué las consignas de no nombrar al PSOE o al gobierno? ¿Por qué no desalojaron la Puerta del Sol cuando terminó la primera manifestación? Se trata ahora de una concentración ilegal con alteración del orden público. Reclamo mi derecho a tener disponible ese espacio para pasear libremente por allí sin pisar "regalitos", cortarme con alguna litrona o tener amagos de vómito al ver u olfatear gallinejas y entresijos o residuos humanos que por allí abundan. Quejaos a quien nos perjudica, sin utopías ni generalidades que quieran hacernos "tragar" que los culpables son los banqueros y no ZP, y votad al que creáis que lo pueda arreglar. Esa es la democracia, y no "vuestra" democracia, pero temo que mi crónico pesimismo prevalezca de nuevo, siguiendo esta siniestra tendencia que continuará hasta que... no quiero ni pensar a qué nivel tendremos que llegar para que cese de una vez la indecencia moral que nos asola. No importa lo que pase el domingo en las elecciones locales. Ya tenemos a la guardia pretoriana del PSOE para lo que queda hasta las siguientes. Y si llega a gobernar la derecha será especialmente sanguinaria. No hay salida. Esperábamos lío... tenemos lío. D.E.P.